Blog

El Mundo: entrevista a Vicenç Villatoro

Villatoro

‘Hay que ‘despartidizar’ la gestión cultural’

El escritor se estrena en la dirección del centro de cultura contemporánea dispuesto a reforzar la ‘marca CCCB’, a crear sinergias con diferentes equipamientos y a posicionarlo definitivamente en el espacio virtual.

Tras dirigir el Institut Ramon Llull o la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals, Vicenç Villatoro toma las riendas del CCCB. Lo hace después de que Marçal Sintes renunciara a la dirección tras sólo tres años en el cargo.
¿Presentó un proyecto para dirigir el CCCB?¿O fue la Diputación quien se lo ofreció?
Desde el consorcio del CCCBme comentaron que Sintes tenía intención de dejarlo y me propusieron asumir la dirección, en principio con un contrato por un año. Insistí en que el relevo fuera rápido para evitar el periodo de incertidumbre. Las instituciones viven mal los impasse: se posponen las decisiones, se acumulan rumores… 
La salida de Josep Ramoneda levantó mucha polémica. Hubo un manifiesto firmado por 700 intelectuales que reclamaba un concurso público. Yahora la Diputación ha vuelto a repetir el controvertido método de la designación directa.
El escogido no escoge cómo lo escogen… Como director no tengo nada que decir al respecto, pero como persona interesada en el mundo de la cultura tengo una posición ambivalente hacia los concursos, que tienen dos mensajes positivos:la transparencia y la estabilidad. Pero pueden contribuir a algo que no me gusta:considerar que los grandes equipamientos culturales son setas descontextualizadas, sin relación con las políticas culturales. El concurso puede alimentar la idea de que la gestión de la cultura es algo técnico. Yo creo en las políticas culturales y la orientación de los grandes equipamientos forma parte de la política cultural en mayúsculas. La gente tiene derecho a escoger diferentes políticas. Estoy a favor de despartidizar la gestión cultural y totalmente en contra de sectarismos y de la injerencia de la política cotidiana.
Pero en el momento en que un partido, CiU en este caso, llega al poder y hace una designación directa, se puede entender como una manera de politizar y de marcar una línea, más catalanista o nacionalista…
Cuando un partido llega a una institución ha expuesto a los ciudadanos, o debería haber expuesto, cuál es su visión de las políticas culturales. Es lógico que las instituciones puedan aplicar políticas culturales. Como fórmula de relación entre los grandes equipamientos y las instituciones me parece que la mejor herramienta es el contrato-programa antes que los concursos sistemáticos. Es un encargo público, transparente, visible.
Usted fue diputado por CiU, estuvo en el patronato del disuelto Centro d’Estudis Jordi Pujol y hace dos meses firmó un manifiesto independentista. Habla de despartidizar, ¿pero no es su perfil muy político y vinculado a un partido en concreto?
Yo creo y confío en que viniese quien viniese a un lugar de pensamiento habría hecho cosas vinculadas al mundo del pensamiento antes de estar aquí, habría escrito artículos a favor o en contra de la independencia, de las políticas sociales, de otros temas… Todo el mundo tiene un perfil. No se puede exigir a la gente que no piense o que no milite. En general, militar en un partido lo hace la gente que es más inquieta, no quien es indiferente. Que la gente tenga posicionamientos es positivo, aunque lo haga en una dirección contraria a la mía. Que yo tenga opiniones firmadas y sean explícitas, no debería ser un motivo de inquietud para nadie. Lo que deberían inquietar son las actitudes sectarias, de exclusión o manipulación…Y me veo muy alejado de ellas.
Pero usted no sólo ha militado, ha formado parte de un gobierno.
Para mí, militar o explicitar las opiniones políticas no me hace desconfiar de la gente. Yo no me considero un profesional de la política, me he ganado la vida trabajando en medios de todo tipo.
Villatoro¿Y sus opiniones se materializarán en el CCCB? ¿Habrá un giro catalanista o independentista?
Eso no participa en la agenda del CCCB. Hace 25 años había la sensación de que para ser universal había que desnudarse de lo local y que un cosmopolitismo deslocalizado era la mejor manera de participar en la globalización. Ahora, la sensación general es que la mejor manera de participar en lo universal es desde lo local. El CCCBdifícilmente hará un debate sobre la independencia, eso ya lo hacen los diarios… Pero sí podría hacer uno sobre el sentido del estado-nación en el siglo XXI. A cada charla que voy en el CCCBme apunto cosas con las que no estoy de acuerdo. No tendría sentido un CCCBmonocolor, monocorde. No habrá giros. Sí un interés para que las cuestiones de fondo tengan un tratamiento plural y global.
¿Entonces su línea será continuista?
El CCCBes nuevo cada día. El continuismo es hacerlo diferente. Los de antes tampoco harían lo mismo. Aquí tratamos con el presente. Por su propia naturaleza es impredecible y pide tratamientos diferentes, nuevos formatos.
¿Qué balance hace de los tres años de gestión de Marçal Sintes?
Las dos direcciones han tenido mucho valor y han sido importantes por lo que han hecho y por el mensaje que han transmitido. Josep Ramoneda imaginó el CCCB, le dio el empujón y lo situó. Y le tengo una gran admiración. Cuando un equipamiento ha tenido una sola dirección hay gente que puede plantearse la duda razonable de si no tiene recorrido sin esa dirección. El gran mérito de Sintes es haber demostrado que el CCCBtiene una entidad propia y que puede tener otros directores y enfoques moderadamente diferentes.
¿Y, visto desde fuera, no cree que el CCCB ha perdido visibilidad, sobre todo internacional?
Yo creo que no. Visibilidad y peso son elementos muy subjetivos… En cuanto a número de visitantes, que no es lo más importante, pero sí influye, 2014, que es un año plenamente Sintes, está al nivel de los años de más visitantes del CCCB. El éxito de un equipamiento no se mide en visitantes. Pero es crucial llegar a la gente.

VANESSA GRAELL, Barcelona

Extret de: El Mundo

Notícies relacionades:






Aquest lloc web utilitza cookies (galetes), tant pròpies com de tercers, per a recopilar informació estadística de la vostra navegació, així com per a oferir-vos un servei personalitzat. Si continueu navegant, considerem que n'accepteu l'ús. Més informació ACEPTAR